Oh la la, ¡mirad quién ha vuelto!

¿Creíais que había desaparecido? Sí, yo también… No, pero estaba contando los días para volver desde que se acabaron mis vacaciones… Pero han pasado tantas cosas, y por suerte unos cuantos libros, así que primero os pongo al día y luego os cuento unpar de cositas del blog.

La razón por la que desaparecí es porque me mudé y aquello fue un caos. No sólo por tema de maleta, de renta, de comprar lo básico para vivir y sobrevivir, que sí, si no porque me mudé fuera de España. Ahora mismo estoy en EEUU, en una ciudad de Michigan. Me dieron una beca para enseñar español en la Western Michigan University mientras hacía una maestría (un máster). Me gustaría especializarme el lingüística y en literatura hispanoamerica, que han sido mis dos talones de Aquiles en la carrera.

WMU

¿Y eso qué significa? Bueno, a parte de todo, que no tengo tiempo para nada… excepto para la literatura y para el español. Lo que viene a ser la temática de este blog. Y dios, lo echaba TANTO de menos. Tenía pendientes las reseñas de El autoestopista galáctico -que obviamente me enamoró, tanto como para cambiar el nombre del blog -, el primer tomo de The Sandman; y ahora tengo que sumar un par de cuentos hispanoamericanos y el primer libro de la saga de Los 100 de Kass Morgan. Pero poco a poco.

También quiero seguir con la sección nueva que abrí en el blog, sobre cosas de la literatura que no son reseñas. Y me apetece, muchísimo, contaros cómo me va en las clases, qué funciona y qué no (por ahora, tengo más que no que que sí, pero bueno, aquí mis compañeros son un amor y me dedico a mirar otras clases para ver cómo lo hacen y aprender de ellos). Así que he pensado hacer 3 entradas por mes, una menos que normalmente, y cada entrada de una cosa. Porque creedme, necesito variedad porque aunque tenga material para escribir sin parar… no tengo tiempo.

¿El día de publicar? Pues aún no lo tengo muy claro porque sigo adaptándome a este horario  (aún no he conseguido comer a la hora de la comida de aquí; hasta que no lo haga no me sentiré “americana” del todo)

En fin, que me alegro de volver, que tengo muchísimas ganas y que espero que os lo paséis bien leyéndome. Y ya marcho, que he quedado para comer -quedar para comer es tan hispano que llama la atención por aquí -y… tengo que sacar la lavadora (oh la vida del independizado ;_;)

Por cierto, ¿qué tal vuestra vuelta a la rutina? ¿Algún cambio? ¿Alguna promesa para el curso nuevo? ¡Nos leemos!