¡Rompemos hiatus!

Vengo aquí a desempolvar el blog, porque llevo visitándolo con nostalgia durante este año y medio de descanso, y por fin me he decidido a retomarlo. He hecho examen de conciencia, de porqué no pude seguir tirando de él estos casi dos años y cuáles son mis razones para continuar. Y voy a contároslas.

No funcionó porque mi vida dio un giro de 180° y me encontré sin tiempo para nada. Que si hubiera sido una de esas personas que saben organizarse, bien, pero no, nunca lo he sido. Ahora empiezo a manejarme mejor. En la última entrada os comentaba que había empezado a estudiar un master en Michigan pero que quería seguir leyendo por placer. Bueno, eso no ha sido posible hasta hace poco, y el mayor fallo que tuve fue plantearme la misma rutina que cuando tenía tiempo. Siendo realistas, no puedo publicar una vez a la semana; si me exijo eso probablemente en cuanto pasen dos semanas mis buenos propósitos se volverán a estancar. Y sin embargo, una vez al mes me parece poco. Siento que tengo demasiadas ganas de contaros cosas, que los hilos de Twitter no dan  para tanto, así que voy a dejarlo en dos entradas al mes.

Ahora, ¿de qué voy a hablaros? Pues… De varias cosas. Este blog sigue tratando de literatura porque hablar conmigo es hablar de literatura.

 

Libros: Aquí irán dos tipos de libros. A veces ocurre que me gustan los libros de clase y bueno, aunque los haya leído todo rápido para hacer el examen correspondiente me apetece contaros qué tal son, por si os pica el gusanillo. Y por otro lado, los libros-hobby. Aquí hago un inciso porque os aviso que solo irán libros de autoras. Mi propósito este año es sumarme a la propuesta de “Leo autoras” así que solo os reseñaré de ellas. Más adelante expondré las razones que me llevan a ello, pero las cosas de una en una

libros-bujo
Esta la página de libros de mi Bullet Journal.

.

Escritores: No sé si os he contado que escribo o que me peleo con el Scrivener para que los borradores que salen de ahí no les arranquen los ojos a mis lectores betas. El tema es que este último año me he paseado mucho por otros blogs con consejos para escritores y he aprendido mucho de ellos. De ellos, de los cursos de escritura en los que estoy y de mi propio proceso de escribir. Así que, por un lado, pensé que sería interesante el aportar mi granito de arena y, por otro lado, reforzarme a mí misma las ganas que tengo de cumplir ese sueño que, durante un tiempo, casi llegué a olvidar por creerlo inalcanzable.

 

maquina-de-escribir

 

Autora: Tengo también pensado hablar de mí, porque bueno, para algo es mi blog y porque siempre me resulta enriquecedor conocer a la persona que está detrás de las entradas que leo. Probablemente estas sean las menos, pero aquí me gustaría hablaros de asuntos como los proyectos que tengo, eventos a los que asisto -que sean pertinentes al blog, pero soy un ser bastante monotemática, así que no os preocupéis de eso-, cosas que aprendo que por motivos temáticos no entran en las categorías anteriores…

 

iv-jornadas
Este es el cartel del 2014 de mi evento favorito. 

 

En fin, eso es todo. Como veis, estoy perfeccionando el arte de ir directa al grano. Espero teneros conmigo en este nuevo viaje, aunque antes de marchar me gustaría preguntaros sobre una duda que tengo. ¿Creéis que es buena idea que deje el nombre del blog tal cual está -no el de la barra de direcciones, sino lo de Desde Macondo a Nunca Jamás – o que mejor cambie mi nombre, para que sepáis quién demonios soy?

Y ahora sí: ¡pasad un buen día y una gran semana!

Oh la la, ¡mirad quién ha vuelto!

¿Creíais que había desaparecido? Sí, yo también… No, pero estaba contando los días para volver desde que se acabaron mis vacaciones… Pero han pasado tantas cosas, y por suerte unos cuantos libros, así que primero os pongo al día y luego os cuento unpar de cositas del blog.

La razón por la que desaparecí es porque me mudé y aquello fue un caos. No sólo por tema de maleta, de renta, de comprar lo básico para vivir y sobrevivir, que sí, si no porque me mudé fuera de España. Ahora mismo estoy en EEUU, en una ciudad de Michigan. Me dieron una beca para enseñar español en la Western Michigan University mientras hacía una maestría (un máster). Me gustaría especializarme el lingüística y en literatura hispanoamerica, que han sido mis dos talones de Aquiles en la carrera.

WMU

¿Y eso qué significa? Bueno, a parte de todo, que no tengo tiempo para nada… excepto para la literatura y para el español. Lo que viene a ser la temática de este blog. Y dios, lo echaba TANTO de menos. Tenía pendientes las reseñas de El autoestopista galáctico -que obviamente me enamoró, tanto como para cambiar el nombre del blog -, el primer tomo de The Sandman; y ahora tengo que sumar un par de cuentos hispanoamericanos y el primer libro de la saga de Los 100 de Kass Morgan. Pero poco a poco.

También quiero seguir con la sección nueva que abrí en el blog, sobre cosas de la literatura que no son reseñas. Y me apetece, muchísimo, contaros cómo me va en las clases, qué funciona y qué no (por ahora, tengo más que no que que sí, pero bueno, aquí mis compañeros son un amor y me dedico a mirar otras clases para ver cómo lo hacen y aprender de ellos). Así que he pensado hacer 3 entradas por mes, una menos que normalmente, y cada entrada de una cosa. Porque creedme, necesito variedad porque aunque tenga material para escribir sin parar… no tengo tiempo.

¿El día de publicar? Pues aún no lo tengo muy claro porque sigo adaptándome a este horario  (aún no he conseguido comer a la hora de la comida de aquí; hasta que no lo haga no me sentiré “americana” del todo)

En fin, que me alegro de volver, que tengo muchísimas ganas y que espero que os lo paséis bien leyéndome. Y ya marcho, que he quedado para comer -quedar para comer es tan hispano que llama la atención por aquí -y… tengo que sacar la lavadora (oh la vida del independizado ;_;)

Por cierto, ¿qué tal vuestra vuelta a la rutina? ¿Algún cambio? ¿Alguna promesa para el curso nuevo? ¡Nos leemos!

De cómo volver para quedarse.

Hace un par de meses dije que necesitaba para la acción en este blog para centrarme más en las oposiciones. Quizás realmente lo que necesitaba era dar un alto en lo que estaba haciendo y dejar de acumular “tengo que” para mirar qué tenía, qué no tenía y decidir qué hacer. El caso es que, por alguna razón, cuando creía que no iba a tener tiempo de leer -y por eso paré un poco el blog -, es cuando más he leído. Cuando pensaba que el blog me estaba comiendo ganas y tiempo -creo que estaba en una crisis lectora -, resultó que lo echaba tremendamente de menos. No ha habido una semana en que no haya pensado en volver y encima tenía mogollón de reseñas con qué hacerlo.

Así que he vuelto pero no de repente. He estado mirando el blog y, como os habréis dado cuenta, lo he cambiado un poco. Creo que se ve más bonito así y un poco diferente. El único problema es que al pasar del fondo blanco al fondo negro, he descubierto que el texto de la mayoría de las entradas ¡era gris! Así que ahora estoy cambiando de una en una todas ellas. ¡Locurón!

munch
Imagen de marzguy bajo Creative Commons http://marzguy.deviantart.com/

 

Durante estos dos meses también he estado mirando otros blogs, consejos varios y reflexionando sobre porqué quería yo tener un blog y para qué lo quería. Mi primera y mayor razón era desbloquear mi crisis lectora, una que me vino con los años de carrera, pues casi todo lo que leía era para clase, y aunque disfruté de muchos títulos -como Cien años de soledad, por ejemplo -, lo cierto es que casi no tenía tiempo para leer otras cosas, excepto en verano.

El problema es que, una vez desbloqueada, me hallo con que necesito tener alguna otra motivación más, como quizás integrarme en esta comunidad de blogs literarios que hay. No sólo leerlos, sino también comentarlos. Pero también admito que me gusta comentar en el ordenador y soy más de leer en el móvil.

Así que me encontré con un par de cositas que mirar. Primero, si mudarme a blogspot o seguir en wordpress. La cosa es que por lo que he oído, blogspot tiene una mejor comunidad y la mayoría de la gente de allí está bastante contenta. Que sea mejor wordpress o blogspot, pues mira, en los detalles técnicos no entro; pero yo estoy muy cómoda con wordpress, y creo que esa comodidad me vale la pena. Aunque para ello voy a tener que descubrir cómo comentar en los blogs de blogspot de otra manera -porque hasta ahora, me ha sido un lío y me ha quitado mucho las ganas -.

Lo segundo fue cambiar la plantilla, aunque por suerte, al no pagar, tengo poco donde elegir, porque si no me tiraría años. Que me conozco bien. Aunque no os aseguro que no vaya a cambiarle los colores a ésta, porque me gustan más las cosas “limpias” que los fondos oscuros.

Lo tercero… descubrir que hay unos días para publicar más aptos que otros. Y yo lo hacía totalmente al revés. Me viene bien el domingo para reseñar, porque estoy tranquila en casa, con la música, con el libro en cuestión siempre cerca y algún día hasta se me pasa publicar porque… ¡me he vuelto a enganchar al libro! Así que me da que lo cambiaré a algún día de la semana, aunque no quiero cambiar eso de una por semana porque quiero/necesito leer.

Imagen de Kimi Mongelo, en http://blog.sumall.com/
Imagen de Kimi Mongelo, en http://blog.sumall.com/

También me he dado cuenta de que en los blogs literarios, hay algo más que literatura. Parece una soberana obviedad para alguien que está aquí, pero os aseguro que no lo es. Me queda mucho que aprender, me parece a mí. Lo cual, por cierto, me viene de perlas porque hay tres cosas sobre todo que busco en los blogs: reseñas literarias -yo leo por recomendación, qué le voy a hacer -, scrapbook -me chifla-, y blogs educativos. Vamos, que hay momentos en que estoy a full con una cosa, y hay otros que con otras. Y lo cierto es que me gustaría poder hablar de esas otras cosas también, pero con eso de “céntrate en una cosa y sólo en eso…” no sabía muy bien cómo llevarlo.

Sigo sin saberlo pero estoy decidida a descubrirlo. Por ahora, voy a seguir modificando esta plantilla, que buena falta le hace. También voy a contestar a un par de comentarios que se quedaron en el tintero. Y voy a ir cambiando mi estrategia bloggera sobre todo, sobre todo, porque quiero sentirme cómoda con el blog. No llegar a él en plan ¡oh, tengo que publicar esta reseña! si no como si fuera mi espacio personal, un lugar donde sentirme bien en la vorágine de las redes sociales.

Y ya que estamos para aprender, ¿cómo fueron vuestros primeros pasos por aquí? ¿Tuvisteis alguna vez la sensación de que lo estabais haciendo al revés? Soy todo oídos para vuestros consejos :)

De porqué esto parece que está muerto…

La entrada de hoy se titula De porqué esto está muerto y porqué me va a durar el hiatus un poco más. Con suerte, una sola semana más. Es el máster. No hay otra razón. Hace un par de semanas atravesé la línea roja de Bolonia y mi vida desapareció. Literalmente. Estas últimas tres semanas mi tiempo libre ha consistido en comer y desplazarme en bus. Y aún me queda otra más, porque, con suerte para el próximo fin de semana me quedarán un par de trabajos, de esos con los que puedes compaginar tu vida.

Bueno, admito que he tenido algo más de tiempo libre que eso, pero entendedme, usaba ese par de horas para hacer algo que no tuviera que ver ni con el ordenador, ni con internet, ni con Word. Me iba al cine, leía un libro, buscaba poemas por las líneas de autobuses de la ciudad, descubría viedojuegos de los que han hecho libros digitales interactivos… Tengo un montón de cosas que contaros, pero ahora mismo carezco del tiempo para ello. Pero sigo viva, ¡de verdad!

Así que, ya siento deciros que esta entrada era sólo un comunicado. Pero el próximo domingo (digo yo) ya seré libre y estaré a vuestra entera disposición. Y con suerte, si me organizo bien, en Navidad dejará de haber limitación de tiempo, y actualizaré por todas las entradas que me he saltado este mes.

 

Saludos, gentecilla :)  

(Una semana. Una semana más y seré semi libre). 

Érase una vez, una blogger…

Érase una vez una chica que quiso abrir un blog, pero se quedó tanto, tantísimo tiempo en blanco delante de la página de word tratando de escribir una entrada de bienvenida que el blog nunca se abrió y la chica murió.

Vale, no es la mejor manera de romper el hielo, pero es que si sigo esperando a que la musa me susurre qué decir, nunca avanzaremos. Pues eso, que ésta es la primera entrada de este blog, y no tengo muy claro qué escribir en ella.

¿Me presento? Venga, va. Me llamo Virginia, y aunque mi DNI diga que soy burgalesa en realidad vivo en las páginas de algún libro. No tengo muy claro en cuál, de entre los que me han robado el alma y entre los que he sido incapaz de dejar atrás. Tan enamorada de las letras he estado toda la vida, que cuando me preguntaron qué quería hacer con mi vida, y qué estudiar, respondí que literatura. ¿Qué? Pues ya veis, mis últimos cuatro años los he dedicado a terminar el Grado de Lengua y Literatura española, porque a mí el castellano me chifla, y en breves empiezo el Máster para poder enseñar todo lo que he aprendido.

Sí, vamos, que ahora, con un máster vigilándome de  cerca , y con la vida en todo su esplendor, me he decidido a abrir un blog. ¿Por qué? Por dos razones, básicamente. La primera es que así me obligo a leer con más asiduidad, porque desde que llegué a la universidad, entre pitos y flautas, nunca encuentro tiempo. No leo en meses (excepto los de clase, claro), y de pronto no duermo en tres días porque me he cruzado con Los juegos del hambre o Tormenta de espadas, que me dejan con un hambre voraz de más libros.

La segunda razón es porque llevar un blog al día es algo que siempre me ha llamado la atención, y me ha parecido la manera perfecta. No soy la persona más constante del mundo (vaya presentación, tanta honestidad no sé si será buena), pero eso es algo que debería empezar a cambiar. Y me he decantado por esta opción.

Así que, bienvenidos. Bienvenidos a La brújula desimantada.

¿Y este título tan extraño? Bueno, se supone que las brújulas ayudan a los caminantes a no perderse, pero si el bosque resultara ser una librería, o mejor una biblioteca, me perdería entre las estanterías encantada de la vida. Entonces, esto es un blog literario, ¿no? Sí, de reseñas literarias. De todo lo que cae en mis manos, y qué me ha parecido. Pero, ¿de qué tipo de libros hablamos?

¿De Romántica, de Ciencia Ficción o de qué? Pues… no lo sé. Me pillais en un momento extraño de mi vida. Ando con hambre de libros, con mucha hambre. Me he tirado mi infancia y mi juventud leyendo Fantasía; en la carrera descubrí los Clásicos, y últimamente le he cogido gusto a la Ciencia Ficción, pero nunca he sido capaz de decirle que no a un argumento que me llamaba o a una trama bien llevada.

Para mí, un libro no es sólo el género, sino que también importan los personajes, la forma de manejar la trama, la redacción, el estilo, las ideas que trasmite el autor… Y, aunque parezca una tontería, hasta la edición. Sí, hasta la tipografía y la encuadernación. Últimamente, además, me he atrevido con los libros en inglés. Esto me permite poder analizar la traducción en algunos autores que he conocido al leer sus obras en versión original. Así que, sí, hasta la traducción.

¿No son demasiadas cosas a tener en cuenta para dar un consejo? No lo creo, porque además, no pretendo dar consejos. No me gustan los consejos. En mis reseñas, tengo intención de exponer qué me ha parecido el libro, y ciertos aspectos de él, tanto para bien como para mal. A lo mejor lo que a mí me ha parecido fantástico a otro no le gusta para nada, pero si no explico porqué me ha parecido tan genial nunca sabrán los demás de qué estoy hablando. Cosas que me aburren a otros les motivan, y, con todo lo que me queda por descubrir de la Ciencia Ficción (por ejemplo), lo que a mí me parece una idea original, resulta que no lo es para tanto.

Y, ¿cuándo piensas publicar tus reseñas? Pues, en teoría los domingos. Porque así me resulta más fácil organizarme este curso, y porque suele ser el día en que más personas están en internet. Anunciaré las publicaciones en twitter (@BMVirginia), dónde podéis preguntarme lo que queráis. :)

En otras palabras, ¡hasta el domingo!